“Limbril” una pyme familiar que se posiciona en la provincia

Ronaldo Hazne, uno de los propietarios de la empresa “Limbril” contó que desde el 95’ cuando arrancaron el emprendimiento con su familia, participan en la actividad industrial y comercial en la provincia en dos rubros: productos de limpieza envasados y a granel.

Hasta el 2000 sólo se dedicaban a revender los productos, pero luego empezaron a indagar en el modo de la producción y hoy en día casi el 90% es de producción propia.

“Todo lo que es envasado se puede encontrar en los grandes supermercados de Formosa y también proveemos a agentes de limpiezas o locales, todo lo que es a granel, es decir sueltos en grandes cantidades”, señaló.

Y relató que de este modo distribuyen a todo el territorio provincial pero también a Chaco, norte de Santa Fé, Corrientes, Posadas pero “se nos está complicando porque el volumen de producción cada vez es más grande, el territorio se extendió y cuesta desarrollar la actividad con la crisis económica”.

Sin embargo, reflexionó que en otro sentido la misma crisis posicionó sus productos por combinar buena calidad con precio accesible y que los usuarios la elijan como otra opción de las primeras marcas.

Formosa como trinchera de las pymes en la era de Macri

“En estos últimos cuatro años la macro economía estalló, fue caótico para las pymes, en términos de precios, acceso a la financiación, al crédito, la destrucción del mercado interno fue una situación complicada, nos impidió desarrollar lo que deberíamos haberlo hecho”, expresó Hazne.

En el 2014, la empresa familiar tomó la decisión de expandirse, para lo cual necesitaban más infraestructura y comenzaron a construir un galpón de mil metros cuadrados para contener a la parte de reciclado, acceso y todo lo que debe tener una fábrica de esas características.

“Se cortó el crédito de Argentina y nos llevó a una situación complicada, seguimos construyendo pero nos costó terriblemente en términos de esfuerzo personal y económico”, formuló.

Y aseguró: “La provincia de Formosa fue una excepción en estos últimos cuatro años porque seguía habiendo un crédito barato y accesible para las pymes, tomamos préstamo pero no tuvimos el acompañamiento del gobierno nacional que nos pueda favorecer con un crédito de mayor envergadura”.

Hazne especificó, que el crédito Impulsar promovido por el gobierno de la provincia tiene una tasa del 12% anual y el Banco Formosa, de 30%, mientras que en los bancos nacionales rondaban los 80%.

También, agradeció y reconoció el trabajo realizado por la subsecretaría de desarrollo económico y la de crédito público, por su constante acompañamiento a las pymes.

“Tuvimos suerte, nosotros no pudimos terminar nuestras inversiones, ni comprar maquinas ni infraestructura pero seguimos trabajando porque nuestro productos eran económicos respecto a las primeras marcas, pero no pudimos desarrollarnos como emprendimiento ni agradarnos que es lo natural cuando uno trabaja de manera ordenada”, expuso.

Por último, se mostró esperanzado por las políticas del nuevo gobierno nacional, porque “el solo hecho de mantener el dólar para los insumos industriales para consumo interno genera una estabilidad que a uno le permite pensar en el crecimiento”.

Y finalizó: “Regular la macroeconomía me parece que es central y uno puede pensar en crecimiento, cuando termine el proceso vamos a ver, pero todos los indicios parece que hay una estabilidad”.