El desafío de los CEDEVA es cambiar la realidad de los productores formoseños

El desafío constante de los centros de validación de tecnologías agropecuarias ubicados en cuatro puntos estratégicos del territorio es cambiar la realidad de los productores, según la definición  el coordinador general de dichos organismos, ingeniero Jorge Balonga.
El funcionario dijo que ese rumbo es el indicado de modo permanente por el gobernador Insfran cuyas recomendaciones se fundamentan en que los profesionales y técnicos estén en contacto continuamente con  los productores para ver cuáles son sus problemas de modo tal de tratar de solucionarlos rápidamente.
”Lo que se busca es acompañarlos y cambiarles algunas prácticas culturales, tratar de introducir nuevos cultivos de rentas importantes  que los hay para Formosa y sobre todo fortalecer el trabajo en red entre todos los CEDEVA y los otros organismos que están en territorio como son el Instituto PAIPPA y el ministerio de la Producción y Ambiente”, expreso.
Balonga recordó que uno de los objetivos en Laguna Yema fue el de radicar a la población activa ya que era una de las zonas que registraba el mayor éxodo de habitantes hacia las zonas urbanas, señalando que en el caso de CEDEVA la misión consistió en la generación de actividades productivas para invertir el flujo de migración del campo a la ciudad.
Considera que han cambiado las realidades y posibilidades productivas y eso contribuyo a un mayor desarrollo de los pueblos.
En materia de recursos humanos, el coordinador general comento que en los cuatro CEDEVA trabajan seis ingenieros agrónomos, cuatro veterinarios, cuatro técnicos y una licenciada en genética a quienes se suman 130 personas más. “Somos una gran familia; en las mesas técnicas  se discute todo y todos opinan cuando se discuten los programas de trabajo”.
TRANSFORMACION TOTAL
También se le pregunto acerca del acueducto Rio Paraguay-Ingeniero Juárez que proyecta construir la provincia y sobre el particular reconoció la importancia relevante que tiene para toda la provincia y  que debería ser un tema que este en la boca de todos los formoseños porque motorizara un proceso de transformación total.
Dijo que el acueducto podría distribuir, de inicio, agua de alta calidad para consumo humano y después tener una disponibilidad constante para producción animal y vegetal.
Menciono que en el oeste no solamente que el agua es escasa sino que en muchas localidades la disponible es salada y  por mas que se trabaje con equipamientos para desalinizar, siempre es un problema grave porque va salinizando territorio.
“Por eso, tener el acueducto significa cambiar a la provincia totalmente porque permitiría hacer grandes desarrollos agroindustriales y colonias productivas donde el productor sea un participe real de un desarrollo importante”, sostuvo.